domingo, 2 de septiembre de 2012

Anocheceres rojizos, amaneceres tardíos




A veces avanzamos sin luces, contra el viento, únicamente apoyados en el corazón de quien nos espera con las manos abiertas buscando dónde late nuestro pulso. Y de ahí horas que se suceden bañadas por tenues luces que acompañan nuestras respiraciones, nuestros movimientos. Y cuando salimos de nuestra pretendida conquista nos prometemos a nosotros mismos no volver, no palpitar de nuevo en ese mundo, no encadenarnos a un abismo que puede llegar a quebrarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario