jueves, 30 de agosto de 2012

Océanos de hielo que se derriten en noches sin tiempo

La luna apareciendo y desapareciendo en el cielo ya presagiaba que nosotros también acabaríamos desapareciendo perdidos en cada uno de los recovecos de nuestros cuerpos. Los guerreros siempre abren las puertas a la pasión, y lo hacen sin límites ni tiempo, quizá hasta que la lluvia calma la sed y borra las huellas de todo cuanto hicimos. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario