martes, 21 de julio de 2015

Arriba el telón




Y, en aquel instante, pese a un mar de contradicciones, sintió algo parecido a la libertad.

domingo, 12 de julio de 2015

Paredes tomadas



null

Sin reglas, sin cánones..., las paredes se convierten en museos al aire libre que avivan la imaginación de quienes transitan entre las calles. Cualquier pared, por desconchada que esté, puede convertirse en el mejor de los lienzos, y despertar la mejor de las inspiraciones.

Foto V.C.G. para Las Discordias de Hera
¿Expresión ilegal o fenómeno artístico?

lunes, 29 de junio de 2015

Barcos de papel

El agua se resbalaba entre sus pies, pero no le impedía caminar. Había llegado hasta allí sabiendo que las cosas que para algunos son posibles, para otros son incomprensibles. Creía que los buenos existen, aunque puede que fueran los menos. Creía que ya no tenía más palabras que pronunciar, ni sentimientos que expresar, que el paso del tiempo había desgastado el sentido, su sentido..., sin embargo también creía en los pequeños y sencillos momentos, en aquellos que unidos y sumados forman un todo que no ha de ser perdido por descuido.

beach, boat, bottle, golden, hour, jar, ocean, origami, paper, sand, sea, seafoam, shore, sun, water, wave
Foto Las discordias de Hera

martes, 23 de junio de 2015

Cielo acerado

Tal vez fuera hija del humo.
Tal vez fuera ella quien tejía de noche, en secreto, las redes con las que la tierra apresaba los rayos del sol.
Tal vez fuera ella la que miraba sus sueños y los teñía de algo parecido a la felicidad.
Tal vez fuera ella la que navegaba junto a la delgada luna en su cielo particular.
Tal vez fue ella la que encendió el fuego en su boca.

martes, 9 de junio de 2015

El trato

Decidió vender su alma al diablo. Como se dice que el alma es lo más valioso que tiene el hombre, esperaba hacer un gran negocio. Pero el diablo que se presentó a la cita no pareció estar a la altura de sus expectativas. Las pezuñas eran de plástico, tenía la cola mordida y medio arrancada, atada con una cuerda, el pellejo roído por las polillas, con un color desvaído... ¿Cuánto podría pagar un personaje de ese bajo calibre por su inapreciable alma?
-¿Seguro que usted es el diablo?- preguntó.
- Sí, ¿acaso lo duda?
- Bueno, me esperaba algo así como un Príncipe de las Tinieblas y usted es, no sé, algo así como una especie de chapuza...
- A tal alma tal diablo -contestó-. Y ahora vayamos al negocio.

(Basado en La mosca de Slawomir Mrozek)