lunes, 18 de marzo de 2013

De encuentros y despedidas; de despedidas y encuentros

Sus lágrimas vivían tan dentro de él que ni tan siquiera sabía que podía derramarlas. Y no fue aquella despedida la que hizo que las gotas saladas cayeran por sus mejillas, sino el miedo de haberse encontrado con el abismo de sus propios sentimientos.




4 comentarios:

  1. Lágrimas y abismos de sentimientos... y aún así deseando el siguiente encuentro.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede que los encuentros no sean algo que se busca, sino que suceden...

      Eliminar
  2. Esperaré que suceda pronto, entonces...

    ResponderEliminar