domingo, 11 de septiembre de 2016

Blanco y negro, o el "alter ego" del artista

Los colores se desvanecen, al igual que los recuerdos. Amarillean, languidecen se disipan y difuminan, para dejar paso a nuevas composiciones y esperanzas.

Feininger, El hombre blanco (1907)

No hay comentarios:

Publicar un comentario