martes, 18 de agosto de 2015

A seis pasos

Los besos que no se dan se pierden. Las palabras que no se dicen se disipan. Puede que la vida no sea un ensayo general, sino la actuación final.


2 comentarios:

  1. Cierto. Y lo triste es no poder recuperar esos besos y esas palabras.

    ResponderEliminar