viernes, 13 de marzo de 2015

Esperar a la deriva

A nadie se le ocurrió que sólo quiso volar, como antes. Sin embargo, esta vez, se estrelló. Y no por el hecho de que una pared se interpusiera en su camino y apareciera como por arte de magia. No. Sino porque las alas ni tan siquiera hicieron acto de presencia, ni rastro de pluma alguna. ¿Había perdido su don?, ¿o acaso lo que había perdido era la esperanza?


No hay comentarios:

Publicar un comentario