sábado, 24 de agosto de 2013

Y, al hilo de la conversación...

... la besó. ¿Fue un beso casual, o un beso planeado e intencionado? Nunca lo sabremos, porque los impulsos son difíciles de controlar y juegan como las visitas inesperadas, a las que casi siempre, por suerte o por casualidad, tenemos algo que ofrecer.

6 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Me alegro de que te guste, y espero que el "post" también :) Pásate siempre que quieras!

      Eliminar
  2. Por una mirada, un mundo,
    por una sonrisa, un cielo,
    por un beso... ¡yo no sé
    qué te diera por un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es tanto lo que se da por un beso, sino lo que se siente cuando se recibe.

      Eliminar
  3. Y precisamente, por tanto sentir algunos no saben que serían capaces de dar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Probablemente nunca sabemos cuánto dar para llegar a sentir. Pero siempre habrá alguien que nos hará sentir sin que tan siquiera nos demos cuenta de si hemos tenido que dar algo por ello.

      Eliminar