viernes, 7 de junio de 2013

Caminos de ida y vuelta

Los seres humanos son, en ocasiones, como los caminos que tomamos: imprevisibles, indescriptibles e, incluso, mágicos. No sabemos a quiénes encontraremos en nuestros caminos, en nuestras idas y venidas, ni a quiénes no encontraremos jamás. Habrá personas que se queden para siempre, otras que tan sólo se crucen, y algunas que ni siquiera sepan que nuestro camino existió.


7 comentarios:

  1. No conocemos el rostro de Hera ni de Zeus, pero sí conocemos nuestros rostros.

    Pergamino hallado en 1692, en la vieja iglesia de Saint Paul, Baltimore, USA.

    Párrafos 8 a 14:
    Procede con cautela en los negocios, pues en el mundo abunda el engaño; pero que ello no te ciegue en sus virtudes. Muchos son los que persiguen nobles ideales, y en todas partes la vida es rica en hechos heroicos.
    Muéstrate tal como eres. Sobre todo no finjas el afecto que no sientes. Tampoco mires el amor con cinismo, pues, contra toda manifestación de aridez y desencanto, el amor posee la perennidad de la hierba.
    Atiende gustosamente a lo que te dice el paso de los años y renuncia con gracia a los goces propios de la juventud.
    Cultiva un ánimo esforzado que te escude contra la adversidad, por repentina que sea, pero no perturbes tu espíritu con fantasías. Muchos temores nacen de la fatiga y de la soledad. Acompaña la saludable disciplina con la dulzura para contigo mismo.
    Al igual que los árboles y las estrellas, tú también eres una de las criaturas del universo. ¡Tienes derecho a estar aquí!. Y aunque no te lo parezca es indudable... que el universo se desarrolla como ha de hacerlo.
    Por lo tanto, vive en paz con Dios, sea cualquiera la forma que lo concibas; y cualesquiera que sean tus tareas y tus aspiraciones, consérvate en paz con tu alma en la turbulenta confusión de la existencia.
    El mundo, a pesar de todas sus simulaciones, de sus penalidades y sus sueños frustrados; es hermoso.

    (Final)

    ResponderEliminar
  2. Y aunque no podamos elegir las personas, ni el número de veces que se crucen con nuestro camino... siempre desearemos que algunos caminos no paren de cruzarse, hasta que acaben confundiéndose y parezcan uno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y será en ese momento cuando la noción del tiempo desaparezca..., y ya no importará si en ese camino llueve o hace sol.

      Eliminar
  3. Respuestas
    1. A veces sentimos más a través de la música que de las palabras, pero cuando ambas se unen es aún más grande
      :))

      Eliminar
  4. Me recuerda al libro de Espinosa, todos nos cruzamos con amarillos en la vida, y no por ser personas de unos minutos, horas o días son menos especiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos "amarillos" que pueden ser amigos, amantes, compañeros..., o ninguna de esas cosas, pero que nos cambian la vida. Como bien dices no por ser "personas de unos minutos, unas horas o unos días" somos menos especiales, nuestra permanencia en la vida de otros puede resultar aún más importante sin haber estado en ella un largo tiempo, al fin y al cabo, el tiempo es tan relativo...

      Eliminar