martes, 23 de octubre de 2012

Razón versus pasión, o la suma de ambas

       
Amar con los ojos cerrados puede que sea amar como un ciego. Amar con los ojos abiertos quizá sea amar como un loco: incondicionalmente y pasionalmente.



2 comentarios:

  1. No hay más loco que aquel que no sabe amar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni más cuerdo que el que se cree dueño de su propia locura.

      Eliminar