miércoles, 9 de noviembre de 2011

Las trampas

A veces nuestra curiosidad, o nuestro deseo de descubrir cosas nuevas, nos lleva a adentrarnos en senderos que pueden acabar en precipicios..., o en paraísos.



2 comentarios:

  1. Que seria de la vida sin esas indecisiones o esas dudas.

    Si algo he aprendido, es que de todo se aprende y mucho mas de los errores.

    Da igual que te avisen, incluso que lo ¨veas¨, si no lo vives, no te das cuenta.

    Soy partidario de intentarlo, siempre y cuando no hagas daño a otras personas.

    Si no nos arriesgamos por lo que creemos que merece la pena, ¿por que lo vamos hacer?

    ResponderEliminar
  2. Si no se arriesga, y si no se intenta..., siempre quedará la duda.

    ResponderEliminar