lunes, 15 de agosto de 2011

A cinco metros enfrente de ti

Después de la tempestad..., ¿llega la calma?
Así se escriben las historias..., los seres humanos somos capaces de creer que lo imposible puede hacerse posible, y sí, lo imposible pierde a veces su halo de imposibilidad para devenir en realidad. Sin embargo esto sólo parece suceder con hechos, acciones, cosas..., pero no así con las personas. El fuerte viento hace que el rumbo cambie, y los barcos han de regresar a tierra. Y ya en tierra firme, con los pies en el suelo, vemos claramente los movimientos. Es entonces cuando advertimos cómo son realmente las personas (que no son sino lo que siempre han sido pero que no hemos querido asumir, porque el ser humano siempre deja abierto un resquicio desde el que ver las cosas según su propio mundo perfecto)... ¿comienza de nuevo la tormenta?, ¿o es la calma la que se impone?

2 comentarios:

  1. Nunca lo habría expresado con mejores palabras.

    De una persona nos atrae lo que nos gusta (evidentemente), pero poco a poco vamos conociendo mas de esa persona.

    Ahí entra nuestra manera de ser o pensar. Cambiara, le/a cambiare, nos amoldaremos.

    Nuestro estado de animo y las ganas de continuar, es lo que nos hará ver un punto u otro.

    Depende de nosotros mismos las veces que queramos intentarlo, aguantarlo, disfrutarlo, odiarlo o simplemente llorar.

    Tratamos de ver las cosas como queremos o esperamos que sean.

    Llega el día en que te planteas:

    Si me lo pregunto tanto....por algo sera.

    Si no simplemente lo sabes.

    ¿ Eres feliz ?

    ResponderEliminar
  2. La felicidad... está en esos momentos (pequeños o inmensos) que de pronto aparecen en tu vida, que te sorprenden, y que recuerdas sin apenas proponértelo. En esos instantes en los que te has olvidado de todo cuanto te rodea porque sólo aquello que estaba tan cerca de ti era tu mundo, porque sólo necesitabas a esa persona, o a ese lugar, para sentir que tu sitio era ese.

    ResponderEliminar