domingo, 8 de mayo de 2011

En tu propia piel

No puedo dejar de besar tus labios, aunque me distraigas con tu mirada.
No puedo dejar de besar tus labios, aunque me distraigas con tus palabras.
No puedo dejar de besar tus labios..., y con cada uno de esos besos hay una parte más de mí que se hace tuya, aunque intentes distraerte a ti mismo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario