martes, 15 de marzo de 2011

Dónde puedes terminar..., o empezar

Todos los suspiros suben al cielo, forman nubes y luego se deshacen en diminutos trozos que caen silenciosamente sobre las personas (K. Hosseini)

Y cuando uno de esos pequeños trozos roza a alguien y luego cae al suelo es entonces cuando las cosas comienzan a removerse, y al empezar a removerse desaparece la calma, y al desaparecer la calma hace su aparición algo parecido al caos, un aparente desorden pero que realmente no es tal, más bien es el reflejo de un primer suspiro, aquél que se deja escapar cuando hay algo (alguien) más que se escapa con él.




No hay comentarios:

Publicar un comentario