viernes, 11 de febrero de 2011

En los rincones

No se pueden esconder los sentimientos para siempre, no se puede guardar todo, ni en cajas, ni en rincones oscuros, ni tan siquiera en algo tan profundo, y líquido, como el fondo del mar (por ver si fuera posible que ahí se disolvieran de forma casi imperceptible). No podemos estar siempre a salvo (menos aún de nosotros mismos).



No hay comentarios:

Publicar un comentario