sábado, 1 de mayo de 2010

Acertijos de la vida


“A pesar de mi escepticismo me ha quedado algo de superstición. Por ejemplo esta extraña convicción de que todas las historias que en la vida ocurren tienen además un sentido, significan algo. Que la vida, con su propia historia, dice algo sobre sí misma, que nos desvela gradualmente alguno de sus secretos, que está ante nosotros como un acertijo que es necesario resolver. Que las historias que en nuestra vida vivimos son la mitología de esa vida, y que en esa mitología está la clave de la verdad y del secreto. ¿Que es una ficción? Es posible, es incluso probable, pero no soy capaz de librarme de esta necesidad de descifrar permanentemente mi propia vida" (Milan Kundera, La broma)
¿Tiene todo lo que sucede una razón de ser?

6 comentarios:

  1. Quién sabe si tendrá razón de ser o una vez sucedido le damos una razón según nos convenga o nos convenza.
    Somos tan esclavos de de nuestros sucesos como de la razón que queramos darles.
    Y en demasiadas ocasiones de la sinrazón del todo en su conjunto.

    Besos a las dos ; )

    ResponderEliminar
  2. Probablemente le damos una razón a lo sucedido según nuestra perspectiva, según nuestro recuerdo, según nuestra vivencia..., y tanto nuestras decisiones como las consecuencias de las mismas se convierten en un bagaje del que no podemos desprendernos, ni tan siquiera facturar.

    ResponderEliminar
  3. A veces nos lo factura y perdemos la cordura.
    O puede que simplemente nos llamemos cordura o locura a nosotros mismos según nos apetezca.

    Pero no me hagan mucho caso, puedo asegurar que no estoy cuerdo.

    ResponderEliminar
  4. ¿Y dónde poner ese límite entre la locura y la cordura?, ¿con respecto a qué somos locos o cuerdos?

    ResponderEliminar
  5. Quizás simplemente nos llamenos locos cuando es el corazón el que guía nuestros pasos sin llevar a la razón como apoyo. O quizás sea cuando la razón intenta convencer al corazón y esa batalla no nos deja pensar con claridad.

    ResponderEliminar
  6. No resulta fácil establecer y trazar esas "fronteras", son líneas tan sutiles, tan frágiles...

    ResponderEliminar