jueves, 21 de mayo de 2009

Poderosa


"De los dos tenía que ser yo, a toda costa, el primero en ver al otro. Pues de haberme rozado ella con la mecha de su mirada, yo habría volado por los aires como un depósito de municiones" (Walter Benjamin, Armas y municiones)


El poder de una mirada no puede ser medido, porque la mirada es el "poso" del hombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario