martes, 3 de marzo de 2015

En algún lugar...

Fotografía Martin Stranka

Él...
Sintió una punzada. No supo si provenía de su corazón, de su cabeza o de su estómago. Allí estaba, sentado en silencio, pensándola a gritos. Esperando que ella le escuchara. 

Ella...
Sintió una punzada. No supo si provenía de su corazón, de su cabeza o de su estómago. Allí estaba, sentada en silencio, pensándole a gritos. Esperando que él la escuchara.

1 comentario:

  1. Cada segundo, cada hora... Cada día. Él piesa en ella hasta cuando esta soñando. La llama fuerte en sus pensamientos para que su voz llegue a ella... Hasta quedarse sin voz. Pero nunca dejara de pensarla, llamarla... Y sobre todo quererla cada dia mucho mas. VII-X-MMVII

    ResponderEliminar