viernes, 13 de diciembre de 2013

Echar de menos, o echar de más, o la historia de cómo intentar completar un puzle

Se dejó inundar, se dejó invadir por ella. No sabía por cuánto tiempo, pero prefería tenerla un instante a no tenerla nunca, aunque eso le fuera a hacer sentir aún más su falta, como si un hueco se abriera en su interior. Cada vez que partía algo se rompía dentro, pero al regresar a ella todo volvía a cobrar sentido. Como cuando se pone la última pieza a un puzle, sólo que ella no era la última pieza, sino la primera y única, la pieza imprescindible.


2 comentarios:

  1. Ay ese río Cares tan bonito, gracias por utilizar esa foto :) me gusta lo que escribes , tiene que ver con eso que llaman completitud y que parece un gran error...muuuuaksssss

    ResponderEliminar
  2. Más que "completitud" (semántica) podría denominarse fusión hiperbólica. Me alegro de que te guste, siempre se agradece recibir buenas críticas :)

    ResponderEliminar