lunes, 8 de abril de 2013

El tragaluz de su vida

Las estrellas no dejaban de brillar, como luces que alumbrasen su camino, pero aún así se hundió en su noche, como un adicto, invadido por ella, y el placer que sintió fue tan infinito que prefirió permanecer eclipsado, mordiendo un mundo que iluminaba su mitad desconocida.

Photography Icons



2 comentarios:

  1. http://www.youtube.com/watch?v=5eFAe2Ia1VY

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo pequeño se hace a veces tan grande.

      Eliminar