viernes, 6 de julio de 2012

Al otro lado del abismo

La capacidad del ojo de ver el mundo depende de su incapacidad para verse a sí mismo. De una u otra forma, en la medida en que el ojo ve algo de sí mismo, en esa misma medida queda perturbada la visión. El ojo ha de poder ignorarse a sí mismo. Igual sucede con el hombre..., sólo el olvido de sí lleva a la sensibilidad y sólo la entrega de sí genera la creatividad.


No hay comentarios:

Publicar un comentario