viernes, 3 de febrero de 2012

Cuando miras al cielo y la encuentras

Desde su privilegiado lugar, observándonos, atrapando nuestros instantes, a pesar de que creyéramos que nos pertenecían. Dejándose ver en la altura, irradiando esa luz que no podemos robar, pero con la que nos convierte en sombras de la noche. Nos acompaña y nos hace perdernos, nos acecha arropada por un cielo que la ama, por un cielo que la espera cada noche, como nosotros a ella. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario