domingo, 22 de enero de 2012

Uno más uno

Y de nuevo el tiempo se disolvió, así como el espacio. Y nada de cuanto pudiera haber alrededor importaba porque todo ello se diluyó junto con el tiempo. Y el día se hizo noche, y la noche se hizo día...




1 comentario:

  1. Ojalá pudiesemos detener el tiempo... Para quedarnos en esos instantes en los que al menos durante un segundo, fuimos capaces de rozar la felicidad.

    ResponderEliminar